A veces es mejor quedarse en las multitudes más pequeñas

A veces es mejor quedarse con las multitudes más pequeñas. Esto es válido tanto si se viaja por negocios como por placer. Cuando estás en una multitud pequeña, te conviertes en parte de un grupo. Una camarilla no es un lugar feliz. Cuando viajas entre una pequeña multitud, tampoco podrás elegir libremente las bebidas que te gustan. Por supuesto, estar entre una multitud tiene sus ventajas.

En una gran multitud, no podrás probar todo lo que hay en la lista de bebidas. También habrá un número inevitablemente grande de personas que querrán formar parte de la multitud. Te cruzarás con ellos una y otra vez, aunque no quieras. Y siempre hay alguien nuevo que te presenta al grupo.

En una multitud más pequeña, podrás reunirte con más gente para tomar una copa. Digamos, por ejemplo, que eres un fanático de los deportes que tiene que visitar el mismo bar dos veces por semana. En una multitud más pequeña, podrás visitar el bar más a menudo y será más probable que conozcas a gente que comparta tus intereses.

Al estar entre una multitud más pequeña, también podrás disfrutar de un ambiente más variado que no encontrarás en la multitud más grande. Si todos los demás están concentrados en sus televisores, podrás explorar el bar y obtener una perspectiva local de lo que estás viendo. Si el grupo está compuesto por amigos que tienen intereses similares, podrás tener una experiencia de bar más personalizada.

Aunque es importante tener en cuenta que las multitudes suelen ser mucho menores fuera de las discotecas que dentro de ellas, hay veces que es absolutamente necesario estar fuera para disfrutar. Independientemente de que salgas a pasar una gran noche o estés con amigos para pasar un fin de semana informal, habrá multitudes y ruido donde no podrás jugar si estás dentro. Cuando esto sucede, es bueno saber que uno de tus buenos amigos está ahí para ayudarte a disfrutar de la noche al máximo, y no estar atrapado en un rincón con extraños.

Aunque siempre es bueno tener amigos a tu alrededor cuando estás en una multitud, también es bueno tener una multitud de amigos a tu alrededor cuando estás en un rincón. De este modo, podrás hacer amigos no del sexo opuesto, sino de personas que conoces, con las que puedes compartir fiestas y que podrán ayudarte a sacar el máximo provecho de la noche. Eso sí, no fuerces a la gente a salir contigo si no les interesa, respira hondo y vete en otra dirección.

Cuando te encuentras entre una multitud, ya sea en un bar, en un club o en un hotel, es importante saber gestionar tu tiempo. Hay veces que te quedarás atrapado en un rincón durante horas, porque no tienes nada más que hacer. Pero estos problemas son evitables. La clave es organizarse, llevar unos cuantos paquetes de preparación y saber cuándo hay que salir. Hay muchas guías de preestrategia estupendas de fuentes gratuitas en Internet, como http://www.preparable.com.

Por cierto, fíjate en lo que puedes hacer para evitar beber agua mientras estás en el extranjero. No bebas el agua, aunque en los pueblos de tu alrededor se venda agua. Es importante beber agua potable. Si no encuentras un lugar donde llenar tu botella de agua, busca un baño en el aeropuerto, el hotel o el centro comercial.

Visite Boston o Panamá en el sur del invierno. En verano suele hacer mucho calor y humedad. Si no puedes evitar la zona de peligro de huracanes, ten mucho cuidado en invierno.

Si vas a Boston o reservas un vuelo a Panamá, asegúrate de tener chubasqueros o sombreros. Siempre puedes comprar un mega pack de viaje, pero yo sugeriría un mega pack de viaje más sensato. Cada vez volarás menos bajo el sol, pero aún así te mojarás.

Te recomiendo que compres una bolsa de lona impermeable. No utilices la bolsa de equipaje blanda, ya que es más voluminosa y se rompe. Utiliza siempre una bolsa de lona para proteger tus objetos de valor y para que tu bolsa sea fácil de llevar y utilizar. Además, es más fácil llevar tus pertenencias cuando salgas a la calle. Si no tienes una bolsa impermeable, no te preocupes, existen maletas rígidas Igual. Nada puede impedir que un ladrón decidido se acerque a tu habitación y a tus objetos de valor, pero imagina que fuera tu pareja y no pudieras seguirle sin empaparte.

Recuerde que los hoteles tienen un magnífico servicio de habitaciones las 24 horas del día y no querrá que nadie le persiga. Vístase de forma que pueda mezclarse y no destaque como turista. Incluso cuando no estés entre la multitud, mézclate con ella;